Actualidad / Hazlo tú mismo

La ilusión impaciente

Antes de nada, me gustaría pedirte perdón. Perdón por que mi ilusión es arrolladora y no entiende de paciencia ni de consciencia. Perdón por arrestarte a este blog sin terminar y sin ni siquiera funcionar correctamente. Perdón por jugar con tus expectativas cuando las mías solo estaban en mi cabeza.

Cuando pienso en un proyecto, en algo que realizar o llevar a cabo la ilusión por plasmarlo me arrastra a ver un esbozo como un trabajo terminado, sin ser más que el comienzo. El problema es que arrastro a toda la gente que quiero hacer participe de la celebración, sin ser consciente de que mientras que yo veo el resultado de mi mente, ellos ven la realidad del plan incipiente.

Y es que los sueños son así, te imaginas ese plato suculento saliendo del horno, tan bonito como en la foto o la tele, pero cuando entras en la cocina, te falta algún ingrediente o no has puesto el grill el tiempo suficiente o la temperatura tal y como rezaba en la receta y el resultado no es el que esperabas. No está malo, obviamente los ingredientes están contrastados y saben bien, pero la pinta no es la mejor. Solución, todo tiene solución, la PRÁCTICA. La primera vez ha salido un poco regular, pero la segunda saldrá mejor porque ya has reparado en los primeros errores, la tercera puede ser como la original en la que te inspiraste y la cuarta posiblemente sea aún mejor porque ya introduces tus propias mejoras.

Todo es cuestión de practica, esfuerzo, dedicación, formación y cooperación. Este blog de comunidad es el fruto de la ilusión inconsciente e inmadura que poco a poco va mejorando bajo todas esas premisas, la del ensayo y error, la de horas y horas frente a la pantalla para darte lo mejor de mí, la de no dejar de aprender y la de pedir ayuda cada vez que es necesario. Siempre es necesario tener a alguien para pedir el comodín de ayuda ante una situación que nos genera ansiedad, miedo, inseguridad y que esa persona, amiga, pareja, formador esté dispuesta a prestarla.
Y no sólo se trata de alguien podemos encontrar lo que necesitamos en algo, un libro, una pagina, un foro, una foto que nos ilumina…

Sólo ten en cuenta que los sueños e ilusiones están en nosotros para que los creemos, da igual la forma, el tiempo, lo que nos cueste pero tenemos que luchar por alcanzarlos o plasmarlos.
Mis ilusiones son impacientes porque les permito el beneplácito de salir de mi mente y llevarlas a cabo, y si fallo lo vuelvo a intentar. Si dejara pasar ese momento en el que mi sueño se instala en la cabeza y quiere plasmarse no se vería nunca realizado. Nuestro cerebro es un cómodo, no quiere que saltemos de nuestra zona de confort donde nos sentimos seguros y a salvo;
– ¿Que quieres, hacer algo nuevo, que no sabes hacer?, No, de eso nada, quédate viendo esa serie gustito en el sofá. Total, nadie te va a decir que está bien, o que le gusta, ni si quiera tú te vas a valorar el esfuerzo… Quédate donde estás y no te metas en líos.
Está sería nuestra conversación con nosotros mismos. (Por cierto, he descubierto recientemente que todos mantenemos conversaciones con nosotros. Siempre pensé que estaba loca por hacerlo o que era realmente rara. Pero ese es otro tema)

No le hagas caso a tu cerebro, lucha por tus sueños, haz lo que se te ocurra, plásmalo, dibújalo, créalo, pero hazlo y no dejes perder tus sueños, metas o ilusiones por no saber o no creer en ti.

Dicen que el camino al infierno está plagado de buenas intenciones, yo creo que el camino al cementerio está plagado de enormes sueños incumplidos. Cambiemos el turno, hagamos lo imposible para llevar a cabo en lo que creemos.

Yo creo en tí, ¿Por qué tú no?

0

Autor

administrador@mamasmujeresymas.com

Deja un comentario

Lo mejor del español

19 de junio de 2020

A %d blogueros les gusta esto: